¿Es tu pareja emocionalmente abusiva?

El hecho de que no te estén pegando no quiere decir que no estés sufriendo. De hecho, el abuso verbal y el abuso emocional en las relaciones está en aumento, y el daño psicológico que infringe puede ser agobiante. Para escapar de este tormento al asecho, tienes que ser capaz de detectar los síntomas

pareja emocionalmente abusivaJulia Morrison * estaba en sus veinte años cuando conoció a su novio en un festival de cine. Tenía una apariencia de modelo de J. Crew y un acento británico sensual, y era feminista/poeta/vegetariano -todo lo que ella pensaba quería después de su ruptura con un típico chico de fraternidad el cual se emocionaba con el fútbol y se emborrachaba tomando cerveza de barril.

En realidad, él era cualquier cosa menos un hombre educado. Durante su relación de dos años, regularmente abusaba de ella. Y aquí está el problema: ella no era consciente de que él estaba haciendo. Debido a que no había golpes de por medio, ella simplemente no tenía un calificativo para el comportamiento que la hacía sentirse “enferma” en su presencia: las humillaciones sutiles, evitarlo físicamente, la burla.

Sin embargo, los expertos sí tienen el calificativo. Lo llaman abuso emocional, y es tan generalizado en las relaciones amorosas que se mal interpreta. En los términos más simples, el abuso emocional se define como el comportamiento y el lenguaje pensados para degradar o humillar a alguien, atacando su auto estima o personalidad. Por ejemplo, mientras que una pareja normal puede estar en desacuerdo sobre cómo gastar el dinero, un abusador emocional hará que su pareja se sienta como si ella fuera demasiado estúpida como para entender las complejidades de las finanzas.

 

Puede ir desde el abuso verbal -gritar, culpar, avergonzar e insultos-, hasta el aislamiento, la intimidación y las amenazas. Generalmente también se muestra con evasivas y negaciones, comportamientos que hacen que las víctimas se sientan solas y sin importancia.

Aunque hay pocas estadísticas fiables sobre la prevalencia del maltrato emocional entre las parejas, los expertos dicen que hasta dos terceras partes lo experimentan, y un tercio de estas a nivel crónico. Sus efectos pueden ser devastadores: depresión, ansiedad, y destruir su autoestima. “Es muy erosivo”, dice Marti Loring, Ph.D., autor de Abuso Emocional.” Ya sea este abierto o encubierto, el abuso niega el ser a una mujer.”

El amor corrosivo

El abuso emocional puede ser sutil. En el caso de Morrison, al vivir con su novio este la evitaba en su apartamento en Stanford, Connecticut. “Había momentos en los que él tenía que pasar por delante de mí, pero deliberadamente movía su cuerpo de tal forma para evitar cualquier posibilidad de entrar en contacto”, dice ahora con 39 años de edad. “Me hizo sentir horrible.” A veces, cuando iban caminando juntos por la acera, bruscamente cruzaba la calle sin ella -y luego la llamaba loca, desesperada, y demasiado sensible cuando ella mencionaba la situación.

El abuso emocional también puede ser más agresivo. Liz Costa, de 33 años de edad y originaria de Boulder, Colorado; estaba casada con un hombre posesivo y volátil, el cual era propenso a arremeter verbalmente a la menor provocación.

Él no era así al principio cuando se hicieron amigos. “Podíamos hablar y compartir ideas”, dice Costa. Su conexión parecía profunda, y en cierto modo, como si fuera algo del destino. “Nuestras familias habían estado entrelazadas desde antes de nacer”, dice ella. “Todo parecía estar destinado, y yo me lo creí.”

Las cosas cambiaron una vez ella quedó embarazada de su primer hijo. Su marido comenzó a perder los estribos por las cosas más insignificantes. Pero ella seguía pensando que sería más feliz si él conseguida el trabajo perfecto, si ella se esforzaba un poco más, si se le ocurría alguna fórmula mágica. A ella no le gustaba cómo se sentía cada día, pero tampoco creía que él fuera abusivo porque nunca la golpeó durante los 12 años de su matrimonio.

Sin embargo, ella no se sentía a salvo o algo parecido. “Tenía que tener mucho cuidado sobre cómo le hablaba o explotaba en una discusión rápidamente. Podía estar compartiendo algo que ocurrió en el trabajo, y de alguna manera la conversación le molestaba y se enojaba”, dijo Costa. “Estaba caminando sobre cáscaras de huevo todo el tiempo, sin saber qué generaba sus enojos”.

Con el tiempo, esto puede devastar a una mujer, volviéndola ansiosa, cansada y deprimida, según los expertos. Es más, ella piensa que todo es su culpa, y la sola idea de dejar la relación puede agregar una capa de culpa y vergüenza en la pila de emociones negativas. Loring dice: “Las mujeres me dirán:” Yo prefiero que me golpee, porque al menos me puedo curar del golpe.” Pero el abuso emocional sólo resuena en su mente de manera cruel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *